back to top

12 historias de sexo que nos han hecho temblar este 2016

Gracias por compartirlas, gracias por arruinarnos la vida.

publicado

1. Croquetas.

commons.wikimedia.org

Hace unos años con un novio que tuve estábamos camino a su casa en el autobús y nos fuimos poniendo cachondos, llegamos y subimos. Entramos y estaba todo apagado, aparentemente solo estaba Óscar (un golden retriever), nos saludó, le cerramos la puerta del salón y nos fuimos directos a la habitación, entornamos la puerta y al lío. No nos habíamos desvestido, él se bajó los pantalones por debajo del culo y yo me los abrí haciendo lo mismo, me tumbé sobre él y se la metí.

Estábamos empezando a coger ritmo cuando veo a través de un espejo y de la rendija de la puerta de la habitación que la puerta del pasillo se abre y entra la madre. Estoy dando por el culo a su hijo, ella está a punto de abrir la puerta del cuarto y ¿qué es lo primero que se me ocurre para justificar que estoy vestido con el culo al aire sobre su hijo? Fingir que le estoy haciendo cosquillas, lógicamente. La mujer entra y saluda sonriendo mientras le cambia la cara al entender la situación. “Hola chicos, qué tal, he hecho croquetas ¿QUEREIS CROQUETAS? OS VOY A PONER UN PLATITO DE CROQUETAS” y salió. La pobre, por lo visto, estaba dormida en el sofá y no la vimos. Nunca jamás había comido croquetas con menos apetito.

2. El 'Mónica Geller'.

NBC

Una vez me acosté con un chico que se dedicaba a la limpieza y mientras estábamos follando se puso a pasar el dedo por el cabecero de la cama. Mientras yo tenía mi pene en su ano se dio la vuelta y me enseñó el dedo con polvo mientras me miraba recriminatoriamente.

Publicidad

3. El cantante aficionado.

Avon

La primera vez que tuve que practicar sexo oral, dije literalmente: "¡parece un micrófono, déjame cantar con él!". Todavía hoy me siento avergonzado.

4. El Carrie.

Redbank Films / United Artists

Hacía un par de días que llevaba retraso con la regla, pero mis padres se fueron y bueno, pasaron *cosas*. Mientras estaban pasando, nos dimos cuenta de que todo estaba más mojado por ahí abajo de lo habitual, pero seguimos igualmente. Al minuto y medio más o menos decidimos cambiar de posición.

Susto. Terror. Gritos de dolor. Sangre por todas partes.

Había ocurrido un triplete mágico: me había bajado la regla, el condón se había escurrido por completo y estaba en algún lugar dentro de mí y para completar la velada, se rompió el frenillo. Todo terminó con él dentro de la bañera con una bolsa de hielo y yo poniendo lavadoras a las dos de la mañana.

6. El balcón sangriento.

giphy.com

Salimos a beber en nuestra última noche en Tailandia. Cuando volvimos a nuestro hotel, quisimos pasar una última noche de diversión para coronar el viaje. Empezamos a hacer el amor, y pronto nos dimos cuenta de que había sangre por todas partes. En pánico y borracha, llevé las sábanas al baño para limpiarlas. Pensé que había hecho un buen trabajo, así que dejé las sábanas en el balcón para que se secaran. La mañana siguiente, me di cuenta de que no había limpiado la sangre, y las sábanas, ahora rojas, revoloteaban a la vista de todo Bangkok.

7. La rotonda.

Google Street View / Via espanabizarra.tumblr.com

En los albores de mi despertar sexual acabé en un banco de una mediana o rotonda de una carretera comiéndosela al chico con el que estaba. Era de noche, pero recuerdo que pasaron algunos motoristas que nos jalearon, no sé si en plan “ole tú” o “qué asco gays”. Según jaleaban los saludé levantando la mano sin sacarme el miembro de la boca. Ante todo, educado. O vengativo en caso de que nos estuvieran insultando.

Luego pasamos a mayores pero el banco era demasiado incómodo y seguíamos demasiado expuestos. Nuestro calentón nos llevó a unas tuberías gigantes de cemento que estaban en un solar en construcción cercano, como las de Doraemon. Acabamos follando tanto dentro de las tuberías como encima de ellas y le doy gracias a nuestra flexibilidad adolescente por no haber acabado ahí encajados.

Publicidad

8. El final inesperado.

Carolco

Mi primera vez fue en un banco de El Retiro con una chica que llevaba conociendo un tiempo, ella decía que tenía experiencia, (la tengo muy grande, en serio, mucho, dejadme presumir desde el anonimato) y sorprendentemente había muy poca gente para ser otoño así que… me senté, me abrí el pantalón y me puse el condón, después de un rato besándonos se levantó y se subió el vestido, se apartó las bragas, tanteo y se sentó de puto golpe. Un chillido muy agudo. Me quedé muy quieto unos segundos y cuando se volvió a levantar había sangre por todo mi pantalón gris. Ella se levantó y se fue corriendo. Volver a casa en tren con toda la zona de la bragueta (había algunas manchas hasta la rodilla) llena de sangre fue toda una experiencia. Al llegar a casa me miraron y ni me preguntaron. Ahora soy gay, naturalmente.

9. La escena del crimen.

CBS

Pensaba que mi periodo casi había terminado, así que invité a mi chico a casa. Mientras estábamos rodando por el suelo como animales, alguien llamó a la puerta. Mientras nos poníamos rápidamente la ropa, vimos manchas de sangre por todo el sofá y la alfombra. Parecía la escena de un crimen en mi salón. Encontré cosas al azar para ocultar las manchas mientras él iba a abrir la puerta. Afortunadamente, me ayudó a limpiar, pero no conseguimos limpiar todas las manchas.

10. El 'Jackson Pollock'.

EchoBoom Sports / Via giphy.com

Siempre había pensado que la eyaculación femenina era un mito, trucos circenses que sólo se ven en el porno. Una mancha en el tapizado de la pared me recordará siempre lo equivocado que estaba. La tía alcanzó la pared desde la cama, eso es medalla de oro mínimo.

11. El combo del horror.

thegameswelove.tumblr.com

Yo y un tío con el que había estado saliendo compramos condones, pusimos una película porno y copiamos lo que estaban haciendo los actores. Pero en la película que estábamos viendo usaban saliva como lubricante, así que hicimos lo mismo. El dolor fue tan fuerte que no se parecía a nada que hubiese sentido antes. Cuando sacó su pene, había cambiado de color a marrón mierda. Como todo cayó sobre la cama, nos dio el olor y vomitó encima de mí.

12. El 'Saw V'

HBO

Conocí a un chico de fiesta, nos gustamos y nos fuimos a mi casa. Nos enrollamos y todo perfecto, tuvimos un sexo genial aunque un poco bestia. Nos dormimos al acabar y cuando se hizo de día y empezó a entrar la luz por la ventana, lo vi. El periodo se me había adelantado dos semanas por un tratamiento que estaba tomando. Las sabanas estaban rojas, yo tenía sangre por todo mi cuerpo, había huellas de manos en la pared hechas con sangre y el pobre muchacho tenía toda la cara roja tras haberme practicado sexo oral. En serio, parecía que en lugar de sexo alguien nos hubiese robado un par de órganos.

Patrocinado

Every. Tasty. Video. EVER. The new Tasty app is here!

Dismiss