back to top

24 veces que Aída Nízar fue increíblemente sorprendente

Aída ahora es coach porque Dios, así la hiciste, tan diferente...

publicado

1. Cuando el principal invitado a su fiesta de cumpleaños fue un frasco de perfume.

2. Cuando puso en duda que la felicidad fuera maravillar con Kinder Sorpresa quién sabe qué hallar.

3. Cuando tuvo 99 retos and a bitch ain't one.

4. Cuando jugó con la tercera y la primera persona de singular como quiso e hizo que te explotara la cabeza.

5. Cuando lo que hace hoy es coquetear con un bolígrafo y lo que quiere hacer mañana es comprarse un teléfono móvil para dejar de fingir que está hablando con alguien usando solo la mano.

6. Cuando posó al lado de un transformer sin forma definida.

7. Cuando se le enredó el pelo en el anillo y deseó que alguien la hubiese acompañado a ese viaje.

8. Cuando se puso a dar consejos en medio de la mascletá y no quiso que nadie se diera cuenta.

9. Cuando se despertó de una siesta larga y era incapaz de hacer frases con sentido.

10. Cuando no se inmutó por el hecho de que su pelo estuviera a punto de salir ardiendo.

11. Cuando quería que alguien la acompañara a mear pero todos se hacían los tontos y tuvo que tirar de imaginación.

12. Cuando se puso Pocahontas.

13. Cuando dijo que siempre estaba con los ojos cerrados pero los tenía abiertos.

14. Cuando volvió a posar con el mismo boli, esta vez como si fuera un cigarro.

15. Cuando empezamos a sospechar que tenía algo con mandar callar a la gente.

16. Cuando estaba agotada después de un duro día haciendo el símbolo de la victoria y riendo al borde de una piscina.

17. Cuando nos descubrió el concepto ESFUERZO DE BROMA –y volvió a posar con su boli favorito–.

18. Cuando alejó a la gente con su SINCERIDAD ABSOLUTA y con su particular air guitar.

19. Cuando fue la típica que te dice que te calles porque se va a dormir pero después solo sabe monear.

20. Mucha policía poca diversión.

21. Cuando se convirtió en un faquir.

22. Cuando sus amigos le dijeron que la veían en la playa pero nunca aparecieron.

23. Cuando fue la típica que te manda a callar en la fiesta por los vecinos pero luego se pone a cantar 'Siempre así' a todo pulmón.

24. Y sobre todo, cuando nos dimos cuenta de que era Batman.