back to top

23 cosas que los españoles hacíamos en el colegio y ahora serían raras

"¿Le dices a María si quiere ser mi novia? Sí, María, la de contabilidad".

publicado

1. Adivinar la inicial de tu futura pareja con las chapas de las latas de refresco.

Y tirar muy fuerte cuando llegaba la que querías.
Gosphotodesign / Getty Images

Y tirar muy fuerte cuando llegaba la que querías.

2. Hacer la portada de tus informes más importantes así.

"Aquí tiene el balance del 2015, señor, y mire, mire qué degradado y qué formas".
Via aulaclic.es

"Aquí tiene el balance del 2015, señor, y mire, mire qué degradado y qué formas".

3. Cubrirte las manos con cola cuando te aburres y después hacer como que las despellejas.

4. Quedar con tus mejores amigos en la papelera para afilar los lápices.

"Estoy pensando en invertir en ladrillo".
Diego Pucela / Via desmotivaciones.es

"Estoy pensando en invertir en ladrillo".

5. Conocerte a ti mismo con un comecocos.

¡Mucho mejor que un psicoanalista! ¡Y más barato!
dibujo-desde-el-principio.blogspot.com.es

¡Mucho mejor que un psicoanalista! ¡Y más barato!

6. Que tu amiga le diga al chico que te gusta que si quiere ser tu novio.

"Dice Susana, la ejecutiva de cuentas, que si quieres salir con ella".
Wavebreakmedia Ltd / Getty Images

"Dice Susana, la ejecutiva de cuentas, que si quieres salir con ella".

7. Y haceros novios desde la hora del recreo hasta que termine el cole.

Que tu novio te dure tres reuniones sería un poco raro.
Kreinick / Getty Images

Que tu novio te dure tres reuniones sería un poco raro.

8. Levantar la mano para pedir ir al baño.

"Disculpe, señor vicepresidente, pero necesito ir al excusado".
Christopher Furlong / Getty Images

"Disculpe, señor vicepresidente, pero necesito ir al excusado".

9. Que la altura a la que llevas la mochila defina cuánto molas.

-Yo acabo de dar la vuelta al mundo.-Pues yo llevo la mochila un pelín más baja de lo que debería.*Caras de admiración*
Kingvald / Getty Images

-Yo acabo de dar la vuelta al mundo.

-Pues yo llevo la mochila un pelín más baja de lo que debería.

*Caras de admiración*

10. O si te sientas detrás en el autobús.

"Señora, levántese de ahí, que yo molo mucho más que usted".
Twitter: @thesackfields

"Señora, levántese de ahí, que yo molo mucho más que usted".

11. Subir la silla encima de la mesa cuando terminas una jornada de trabajo.

Puede que con las ruedas te resulte complicado.
Twitter: @Just_Maths

Puede que con las ruedas te resulte complicado.

12. Pagar todo con cromos Panini.

"¿50 €? Mira, por esa mesa de IKEA te doy a Fernando Redondo y estamos en paz".
Twitter: @elsoplotuit

"¿50 €? Mira, por esa mesa de IKEA te doy a Fernando Redondo y estamos en paz".

13. Ejercitarte corriendo de un lado a otro del salón.

youtube.com

Eso sí, para dejar el pilates necesitarás una casa grandecita y alguien que pite hasta que quieras matarlo.

14. Esnifar tiza.

Aunque puede que esto también lo hayas hecho de adulto sin saberlo.
fotolog.com

Aunque puede que esto también lo hayas hecho de adulto sin saberlo.

15. Comunicarte con tus compañeros a través de notitas.

"Psss, Psss, coge la notita, rápido"Quiero el informe en mi mesa antes de las 10.
Via Twitter: @Manu_ginobily

"Psss, Psss, coge la notita, rápido"

Quiero el informe en mi mesa antes de las 10.

16. Ir a trabajar en babi.

¡Casual Friday!
etsy.com

¡Casual Friday!

17. Quedar a la salida para pegarse.

Metro-Goldwyn-Mayer / Via giphy.com

Sabemos que a veces te apetece hacerlo con tus compañeros de trabajo, pero sí, sería un poco raro.

18. Pasar al menos una hora al día oliendo esto.

"¡Puedo dejar el tabaco, pero no me quite mis gomas Milan, doctor!".
Via bruneau.es

"¡Puedo dejar el tabaco, pero no me quite mis gomas Milan, doctor!".

19. Enfadarte mucho si no te dejaban ser tu Spice favorita.

EMI Music / Virgin Records / Via giphy.com

Si esto todavía te pasa, no estás sola.

20. Llevar todos tus libros y material forrado con plástico para que no se estropee.

Y pasar horas y horas intentando, sin éxito, quitarle las burbujas.
Twitter: @PeliCornia

Y pasar horas y horas intentando, sin éxito, quitarle las burbujas.

Deja que sigamos diciéndote lo que podías hacer pero ahora ya no puedes (porque te estás haciendo viejo) en redes sociales.