back to top

Las 21 etapas angustiantes de hacerse una manicura en un salón

¿Para qué me preguntan si las quiero cuadradas o redondas si van a hacer lo que se les de la gana de todas formas?

publicado

1. Primero, entras al salón de belleza, probablemente sin una cita.

Lifetime / Via giphy.com

"Una manicura, por favor"

"¿Tienes una cita?"

"Ehhhhh..."

2. Si estás con tu madre, soportas esta divertida frase demasiado repetida: "¿Esta es tu hermana? ¡Ambas son tan bonitas!".

E! / Via giphy.com

Claramente esta es mi madre, pero reiré incómodamente contigo porque tú crees que es gracioso cada vez que vengo.

3. Te paras frente a las opciones de colores como si nunca antes hubieras tomado una decisión por ti misma.

Morgan Creek Productions / Via giphy.com

"Bola mágica, ¿deberá elegir este color barato de Essie para molestarme las uñas esta semana?"

"Por supuesto que no."

4. Te sientas a esperar tu turno mientras aclaras y justificas varias veces el tipo de servicio que quieres.

World of Wonder / Via giphy.com

No, realmente no quiero hacerme una pedicura ni puntas largas de plástico. Sólo el esmalte clásico de siempre.

5. Finalmente te sientas y eres bombardeada de inmediato con cientos de preguntas incómodas.

MTV / Via giphy.com

"¿Tienes novio?"

"La pregunta del año..."

6. También: "Oh no, ¿por qué te mordiste las cutículas?"

Nickelodeon / Via giphy.com

Refiérete a la ansiedad que produce tu primera pregunta.

7. "¿Cuadradas o redondas?". Incluso aunque sabes que el manicurista va a hacer lo que quiera.

Via tumblr.com

Las quiero cuadradas, pero supongo que por lo menos una de mis uñas será lo suficientemente puntiaguda como para sacarle un ojo a alguien o tan redonda que al lado de las otras uñas se verá ridícula.

8. Mientras que tus uñas están siendo limadas (obviamente de forma diferente a como las pediste), te preguntan: ¿quieres depilarte las cejas?

Via giphy.com

Aunque realmente suena como si te dijeran que necesitas depilarte las cejas y todo lo que quieres es liberar tus manos y tocarte los arbustos en tu cara para saber qué está pasando.

9. Pagas la manicura justo antes de que comiencen a pintar tus uñas y haces el incómodo cálculo en tu cabeza para saber cuánta propina dejar.

Green Hat Films / Via imgur.com

Matemáticas.

10. Finalmente te atreves antes de la primera capa de pintura e intentas mostrarle a tu manicurista una foto de cómo quieres que queden tus uñas.

Via giphy.com

Sabes que te estás arriesgando y que probablemente terminará mal, pero vives en una nube de Pinterest y tienes demasiada confianza.

11. Una vez que comienzan a pintar tus uñas, piensas de inmediato: "¿realmente se ve así este color fuera de la botella?", porque lo odias profundamente.

davidmichalek.net / Via giphy.com

Mierda, mierda, mierda. Se ve terrible, pero no quiero pedirle que comience de nuevo.

12. Después de la segunda capa te das cuenta de que de hecho es un color bonito y el ataque de ansiedad desaparece.

FOX / Via giphy.com

¡Uf!

13. Cuando te levantas para secar tus uñas, haces malabares con tus cosas hasta que tu manicurista te ayuda.

Marvelous Entertainment / Via giphy.com

¿Alguien puede ofrecerme un par de manos con uñas secas? Gracias, querido.

14. Te sientas y secas tus uñas por lo que parece una eternidad mientras piensas en todo lo que te estás perdiendo.

Paramount Pictures / Via imgur.com

Lista de cosas que podrías estar haciendo:

- Comiendo un taco.

- Mirando Netflix en tu sofá.

- Comiendo dos tacos.

15. Y mientras te concentras en no dañar tus uñas, aceptas el masaje complementario tratando de no sentir que eres la persona más rara del lugar.

DreamWorks SKG / Via giphy.com

Por alguna razón, siempre estás frente a un espejo, por lo que puedes ver tu propia cara a medida que el masaje continúa y simplemente no es lo que quieres o necesitas.

16. Finalmente estás lista para salir del salón y jugar a ver si eres capaz de sacar las llaves sin dañar tus uñas.

DreamWorks Studios / Via gifrific.com

Respuesta larga: si tienes cuidado, probablemente podrás hacerlo.

Respuesta corta: no.

17. Te llueven un millón de adioses de todas las personas en el salón.

Walt Disney Pictures / Via giphy.com

Cómo toda una princesa.

18. Llegas hasta tu casa sólo para darte cuenta de que ya dañaste una de tus uñas.

youtube.com / Via giphy.com

¿CÓOOOOOMOOOOO?

19. No sólo tus uñas no se han terminado de secar, sino que también tienes que ir al baño.

poorlydressed.com / Via giphy.com

Hablando de cosas incómodas...

20. Aceptas que tu manicura es imperfecta porque honestamente, de lejos se ve bien.

The CW / Via giphy.com

Por lo menos es mejor de lo que hubieras logrado en casa.

21. Hasta que te despiertas la siguiente mañana y pareciera que una ardilla hubiera estado royendo tus uñas toda la noche.

NBC / Via giphy.com

¿Horribles? Sin ninguna duda.