back to top

"Avengers": Joss Whedon dice que no abandonó Twitter por las feministas

“Me dije: Si voy a comenzar a escribir de nuevo, tengo que ir a un lugar tranquilo, y este es el lugar menos tranquilo que ví en mi vida”,” dijo Whedon a BuzzFeed News.

publicado
Joss Whedon en un evento de Avengers: Age of Ultron en Seúl, Corea del Sur, el 17 de abril de 2015.
Ahn Young-joon / AP

Joss Whedon en un evento de Avengers: Age of Ultron en Seúl, Corea del Sur, el 17 de abril de 2015.

El lunes pasado, un día después de que su película Avengers: Age of Ultron tuviese la segunda mejor recaudación de la historia durante su primer fin de semana en Estados Unidos, el director Joss Whedon decidió borrar su cuenta de Twitter. Esto provocó un aluvión de conjeturas sobre las razones de su alejamiento de la red social. Una de las teorías, que decía que dejó Twitter debido a que las militantes feministas se enfurecieron por cómo retrató a Black Widow (Scarlett Johansson) en la película, irritó a Whedon al punto de decidir romper su silencio.

“Es absurdo”, dijo a BuzzFeed News por vía telefónica. “Fuí atacado por feministas desde que entré a Twitter. Ya me acostumbré a eso. Cada rama del feminismo ataca a cualquier otra rama, y cada subsección del liberalismo siempre está ocupada atacando a otra subsección del liberalismo, porque Dios no permita que se agrupen entre todos y luchen de verdad por sus causas.

“Vi mucha gente que decía, ‘¡Los guerreros de la justicia social destruyeron a uno de los suyos!’ Y la verdad que no. Eso no es lo que pasó”, continuó. “Ví que alguien twitteó que me fuí porque Feminist Frequency destruyó a Avengers 2, que no lo sé, quizás haya sido así. Pero cuando me fui de Twitter, la segunda persona que me escribió para saber si estaba bien fue (la fundadora de Feminist Frequency) Anita (Sarkeesian)”.

Lo que sí sucedió, dijo Whedon, es que eligió seguir su deseo largamente pospuesto de recuperar su vida personal y creativa luego de Age of Ultron, y eso significaba despedirse de Twitter. “Me dije, ‘Si voy a comenzar a escribir de nuevo, tengo que ir a un lugar tranquilo’”, dijo, “‘y éste es el lugar menos tranquilo que vi en mi vida’. Es como intentar rendir un exámen de derecho en Coachella. Estás tipo, ‘¡A ver chicos, necesito concentrarme en esto! En serio, podrían dejar un rato de… ¡es muy importante para mi práctica!”

Scarlett Johansson y Whedon en el set de Avengers: Age of Ultron.
Jay Maidment / Marvel

Scarlett Johansson y Whedon en el set de Avengers: Age of Ultron.

Si bien Whedon se mantiene firme en que las críticas feministas no provocaron su decisión, está claro que al menos un poco del ruido que lo distraía, acumulaba notificaciones y secaba su creatividad provenía de un punto de vista nominalmente feminista.

“Ya lo dije antes, cuando comienzas a hacer declaraciones políticas, te destruyes artísticamente”, dijo. “Porque repentinamente se convierte en la prueba de fuego para todo lo que hagas, en mi caso el feminismo. Si no estás a la altura de la prueba de fuego del feminismo en un momento, eres un misógino. Se vuelve en tu contra”.

Un ejemplo: antes de que se estrene Age of Ultron, Whedon tuiteó que se sentía frustrado porque un corte del film Jurassic World era “sexista al estilo de los años 70”, algo de lo que luego se arrepintió, y dijo a Variety que fue “de mal gusto”. Al mismo tiempo, Whedon estaba claramente irritado por todos los comentarios negativos sobre su tweet. “En un momento, durante todo el asunto de Jurassic World, alguien escribió ‘defender a las mujeres las marginaliza’ y ahí me dije ¡Listo! La serpiente se comió su propia cola”, dijo a BuzzFeed News. “No hay manera de encontrar coherencia cuando todo debe ser analizado y denigrado”.

Para Whedon, cualquier persona que responsabilice a las feministas por su alejamiento de la red social no sólo está equivocada, sino que no comprendió la relación entre los trolls de internet y las feministas en Twitter.

“Es una postura inmensa que alguien como Anita Sarkeesian se quede en Twitter y luche contra los trolls”, dijo. “Es un ejemplo de fuerza y perseverancia, para admirar. No es tan admirable lo mío, que discuto con un montón de gente que quería que Clint y Natasha terminen juntos (en el segundo film de Avengers). Que alguien como yo discuta sobre feminismo no es una gran victoria. Al fin y al cabo, soy un hombre blanco, heterosexual, y rico. Con un tweet no cambias la mente de nadie. Las cambias con tus acciones. La acción de Anita al estar ahí, pasar por eso y avanzar sobre eso y las mujeres como ella, eso dice mucho más”.

Así que si bien algo del odio dirigido a Whedon tomó la forma de una amenaza de muerte, Whedon dijo que nunca vio nada en Twitter que haya escalado al nivel de lo que tienen que soportar todos los días feministas como Sarkeesian. “Nunca leí algo que me hiciese pensar, ‘Están llamando desde mi casa’”, dijo. “Era más del tipo ‘Bueno, estos tipos no entienden lo que es una hipérbole’”.

“Que alguien como yo discuta sobre feminismo no es una gran victoria. Al fin y al cabo, soy un hombre blanco, heterosexual, y rico”. —Joss Whedon

La pasión extrema de los fanáticos de los cómics era familiar para Whedon desde antes que existiera Twitter, cuando comenzó a escribir para Marvel Comics en los 2000, y siguió los consejos del guionista de cómics veterano Brian Michael Bendis. “Me dijo, ‘Estás por conocer un nuevo tipo de persona’”, dijo Whedon. “Como ejemplo, me contó que recibió una carta que sólo decía, ‘En la página 17, primer viñeta, Daredevil nunca diría eso de muere, muere, ¿por qué no te mueres?’ ...No tuve que lidiar con cosas por el estilo, porque mis fans fueron siempre gente amable, erudita, interesante y compasiva. No conozco muchos trolls de Buffy, la cazavampiros. Así que en cuanto al torrente continuo de ‘Apestas, apestas, apestas’ (en Twitter), ya no necesito visitar la tierra de Apestas”.

Whedon no sólo quería apagar el odio constante en Twitter. “Muchas personas dijeron cosas malas, pero otras tantas dijeron cosas geniales. No obstante, ¿Cuánta aprobación necesito antes de volverme extraño?” preguntó. “Aprecio mucho cuando la gente se toma el tiempo de decir algo lindo. Pero para mí, en algún punto te conviertes en una sanguijuela de elogios. No te ayudará a escribir, ni eso ni la gente que te insulta”.

Al final, Whedon dijo que sopesó todo lo positivo de la red social (acceder a historias interesantes, gente que admiraba, bromas graciosas) y todo lo negativo (el odio, los trolls, el exceso de elogios) y se dio cuenta que el problema, en realidad, no era Twitter.

“El problema real soy yo”, dijo. “Twitter es adictivo, y si está disponible, lo tengo que revisar. Cuando sigues haciendo algo incluso cuando deja de darte placer, es como cuando un adicto toca fondo… Tuve un momento de claridad en el que pensé ¿Saben qué? Si quiero completar algo, necesito dejar de estar todo el tiempo chequeando esta cosa por noticias, bromas o elogios, y de repente entristecerme cuando encuentro odio y más odio”.

Al preguntarle si considerará volver a Twitter en algún momento, al principio Whedon dio una respuesta reflexiva, del tipo “nunca digas nunca”: “Seguramente lo considere en algún momento. Es muy divertido. La pasé bien”. No obstante, cuanto más habló al respecto, menos probable pareció su retorno.

“Supongo que los artículos que encontraba, puedo encontrarlos en cualquier otro lado”, dijo Whedon. “Extrañaré algunas bromas. ¡Quizás deba ir a un show para escuchar bromas! Ya eso sería una mejora en mi vida … Necesito salir, investigar, dar vuelta páginas, ver objetos, escuchar la música, vivir como una persona. No soy muy bueno en eso. Así que, aunque suene raro, ya que siempre me sentí como el anciano que no entiende la tecnología, ahora soy el hombre que piensa que está mejor sin ella”.