win

19 trucos geniales que harán que el entrenamiento para ir al baño sea más fácil

Muy pronto sus asuntos no serán los tuyos.

1. Usa Cheerios para mejorar la puntería de tu hijo:

Coloca el Cheerio dentro de la taza del inodoro y dile a tu hijo que apunte allí. Él se divertirá y al mismo tiempo aprenderá a hacer pipí en el inodoro.

2. Para evitar que tu hijo se asuste cuando un inodoro público descarga el agua, pon un Post-It sobre el sensor:

Esto evitará que se descargue el agua mientras tu hijo está intentando usarlo.

3. Si a tu pequeño le gusta desenrollar todo el rollo de papel, ponlo al revés (con el extremo hacia la pared) - será más difícil para ellos:

También puedes colocar papel higiénico ya cortado en una caja de toallas húmedas vacía para evitar que lo usen en exceso.

4. Un rótulo de “no debes pasar de aquí” también puede servir como una buena ayuda visual:

Aunque solo los niños mayores podrán leer las palabras, los más pequeños pueden colorearlo y pegarlo a la pared.

5. Si al final termina dejando ir demasiado papel higiénico y obstruye el inodoro, echa un poco de jabón Dawn para platos y luego vierte lentamente una cubeta de agua caliente desde el nivel de tu cintura:

El peso del agua a menudo puede ayudar a destaparlo.

6. Haz una gráfica de progreso de las veces que lo logra hacer bien y permítele poner una calcomanía cuando lo hace bien:

Cuando obtenga suficientes puntos, puede ganar un premio predeterminado.

7. Consigue un juego de entrenamiento para ir al baño antes de empezar, con la gráfica de calcomanías, cajas de jugo, algunos dulces y pequeños premios que le gusten, su ropa interior para niño grande y una película de entrenamiento para ir al baño:

Muéstrale la ropa interior antes de que empiece el entrenamiento, explícale que es especial y que podrá ponérsela cuando aprenda.

8. Este ingenioso ahorrador de tiempo para evitar mojar la cama:

Peggy Wang/BuzzFeed

Coloca una capa de protectores para cachorros debajo de sus sábanas, con otra sábana debajo. Si ocurre un accidente, puedes quitar la capa de sabanas sucias y sacarlas para lavarlas.

9. Coloca un “temporizador para hacer pipí” cada 30 minutos para ayudarle a recordar a tu pequeño niño o niña que debe intentar ir al baño:

¡Prepárate para un efecto pavloviano - podrían necesitar hacer pipí cada vez que oigan sonar el microondas!

10. No te debe avergonzar recurrir al soborno. Cuando tu hijo se sienta en el inodoro por su cuenta, empieza con grandes recompensas, como un pequeño juguete o un helado y gradualmente disminuye a pequeñas recompensas, como M&Ms o gomitas:

“La clave es que cuando ella va a sentarse en el inodoro y sus calzoncitos están secos, allí es cuando ella es recompensada”, escribe una madre. “Si empiezas a premiar por hacer pipí/popó, allí es donde la situación se puede convertir en un problema de lucha de poder o control”.

11. Si prefieres no usar dulces, prueba con calcomanías, sellos, monedas para su alcancía o un set de juguetes con múltiples piezas para el baño y déjalos tener uno o dos cada vez que hacen del uno o del dos. Los abrazos y las canciones también pueden funcionar.

Asegúrate de hacer una gran espectáculo de cualquiera que sea la recompensa. Si son calcomanías, mantén el póster cerca del inodoro. Cuando su alcancía esté llena, permíteles cambiarla por un premio especial: ver una película especial, ir al parque, etc.

12. Otro incentivo recomendado es dejarlos escoger un póster que les guste, colgarlo en el baño, luego cubrir las partes atractivas con notas adhesivas:

Cuando van al baño, la recompensa es quitar una o dos notas adhesivas.

13. Canta: “Limpia, siéntate, echa agua, lava tus manos” con cualquier melodía para ayudarlos a recordar todos los pasos.

¡Incluso puedes añadirle algún baile para acompañarlo!

14. Si le ocurre un accidente, haz que te ayude a limpiar:

Haz que enjuague su ropa interior, que la lleve al cuarto de la lavandería o a la cesta, y que se cambie solo(a). La tarea le quedará grabada en la mente como una actividad que querrá evitar.

15. Ahórrate un poco de dolor de espalda dejando que el pequeño se lave las manos bajo el grifo de la bañera (pero asegúrate de que el agua no esté muy caliente).

También puedes comprar una ingeniosa extensión para el grifo.

16. Los protectores pueden ser una alternativa barata en lugar de los “Pull-Ups” o el pañal entrenador si ocasionalmente aún tiene accidentes o si ya aprendió a ir al baño pero ocasionalmente se le escapa un poco de orina:

17. Para cuando el niño que se resiste a usar ropa interior, es probable que se sienta mucho más emocionado por usar un par de calzoncillos personalizados con calcomanías que puedes imprimir con la ayuda de la plancha:

Imprime sus personajes favoritos usando calcomanías planchables sobre la ropa interior blanca y sin diseño. ¡Tarán! Su propia colección personalizada.

18. Adhiere un cambiador desechable a la silla del auto para evitar tener que limpiar constantemente mientras aún ocurren accidentes:

Huggies los fabrica, pero los protectores para cachorro funcionan igual y normalmente son más baratos.

19. Como todo lo demás en la paternidad, no te estreses demasiado al respecto. Solamente recuerda: tú no vas a enviar a tu hijo a la universidad en pañales.

Elyse Lewin / Getty Images

Check out more articles on BuzzFeed.com!

Este post fue traducido por usuarios de Duolingo, un servicio que ayuda a estudiantes de idiomas a practicar sus habilidades traduciendo textos en su lengua materna. Queremos seguir mejorando y creciendo, así que si tienes alguna sugerencia o feedback por favor escríbenos a espanol@buzzfeed.com. ¡Gracias!

Conversaciones de Facebook
Buzzing ahora