Promoted
win

27 consejos para que prepares las loncheras para la escuela sin volverte loco

Al final del día, si ellos no pasan hambre ni terminan con falta de vitamina C, lo estarás haciendo bien.

1. Prepara un montón de emparedados de mantequilla de maní y jalea y congélalos…

Una gran idea para las mamás ahorradoras: de esta manera, los emparedados se conservan muy bien de 4 a 6 semanas. Basta con sacar uno del congelador por la mañana y empacarlo; estará listo y descongelado a la hora del almuerzo.

2. También puedes congelar porciones individuales de arroz o pasta y recalentarlas antes de hacer la lonchera….

Encuentra las instrucciones completas en “Momables”.

3. Coloca una banda elástica alrededor de una manzana cortada en rodajas para que no se oxide…

Como una alternativa: No cortes la manzana. Pero este truco funciona bastante bien.

4. Congela las bebidas la noche anterior y también podrás usarlas como paquetes de hielo…

Esto hará que el resto de la comida se conserve fresca y, para la hora del almuerzo, la bebida ya se habrá descongelado.

5. También puedes congelar una esponja limpia y húmeda para usarla como bolsa de hielo…

Cuando se descongele, será de mucha ayuda para limpiar. Consigue las instrucciones aquí.

6. Puedes hacer que tus hijos empaquen su propia lonchera…

ThinkStock

 

Puedes pegar una nota en la refrigeradora para recordarle a tus hijos lo que deben llevar en la lonchera cada día y, talvez, ayudarles con la parte más difícil (como hacer el emparedado). Aunque es fácil hacer que ellos los preparen antes de que se acuesten por la noche. Ahorrarás tiempo y no podrán quejarse de lo que va en su lonchera, ¡porque ellos mismos la hicieron!

7. Prepara un sitio para los refrigerios de donde tus hijos puedan escoger…

 

Puedes guardar productos secos en la alacena y productos perecederos en la refrigeradora. Este consejo de “Real Simple” ahorra tiempo, evita el problema de comer la misma cosa todos los días y hace que tus hijos tengan varias (pero no DEMASIADAS) opciones de donde elegir.

8. Llena bolsas reutilizables de alimentos con smoothies hechos en casa…

 

Prueba algunas de estas fáciles recetas de smoothies o simplemente licúa cualquier fruta con yogur y un jugo de fruta que tengas por ahí. Llena un montón de bolsas a la vez y mételas a la refrigeradora o al congelador hasta que las necesites.

9. Cocina varios huevos duros a principios de la semana…

ThinkStock

Es una manera fácil y que no requiere de preparación para agregarle proteína a la lonchera de tu hijo, y además se conservan bien en la refrigeradora. Empaca un pequeño recipiente con sal y pimienta para echarles a la hora de comer.

10. Prepara el almuerzo por la noche, no por la mañana…

ThinkStock

Hay que hacerlo en algún momento, pero seguramente estarás menos cansado (por lo que prepararás un mejor almuerzo y más sano) cuando no estés apresurado por salir. También puedes matar dos pájaros de un solo tiro empacando lo que queda de la cena.

11. Calienta sopa o pasta por la mañana y colócala en un termo para mantenerla caliente…

Así no tendrán que hacer fila para calentar la comida en el microondas. Sólo recuerda que, si quieres, puedes precalentar el termo y calentar la comida más de lo normal para que se mantenga caliente hasta la hora del almuerzo. Aquí tienes algunos consejos útiles.

12. Mezcla comida casera con refrigerios empacados…

 

Ya deja de sentirte culpable por no moler tu propia mantequilla de maní ni hornear tus propias galletas caseras, ¿está bien? No es tan grave, existen muchos refrigerios empacados ​​individualmente que puedes comprar y que son totalmente saludables. Aquí tienes algunas buenas sugerencias.

13. Organiza los refrigerios para cada día con anticipación…

Puedes comprar bandejas plásticas con divisiones que salen muy baratas y sirven para que, al principio de la semana, prepares estaciones de refrigerios en la refrigeradora, con algunas variaciones para cada día. Así sólo tienes que tomar uno y empacarlo (con un emparedado) cada mañana. Consigue más información aquí.

14. Usa moldes de galletas para cortar emparedados en formas divertidas (y deshacerte de la orilla)…

Antes de que me digas que “nadie tiene tiempo para eso”, permíteme dejar algo en claro: literalmente, esto toma cinco segundos. Además, aumenta drásticamente las probabilidades de que tu hijo se COMA el emparedado que estás empacando.

15. Los moldes de galletas también sirven para decorar la fruta o el queso…

 

DATO: De acuerdo con los niños, la comida en forma de corazoncitos es un 250% más deliciosa.

16. Una lonchera con compartimentos divididos evita los empaques y te ayuda a recordar todos los componentes…

Ésta, que salió en “Dinner: A Love Story”, se llama “PlanetBox”.

17. En los cumpleaños y para las fiestas, envuelve cada parte del almuerzo en papel de regalo…

Esto obviamente no va a pasar todos los días, pero merece la pena hacerlo un par de veces al año.

18. Prepara tus propios “Lunchables” saludables…

¿Tus hijos se ponen furiosos cuando no los mandas al colegio con “Lunchables”, también conocidos como la peor cosa con lo que posiblemente podrías alimentarlos? Repara esa terrible injusticia empacando la lonchera en vistosos tupperwares con divisiones e incluyendo verdaderas versiones de los mismos alimentos (más algunas frutas o verduras frescas, por si acaso).

Échale un vistazo a este almuerzo de pizza hecha en casa que se puede comparar con el de una pizzería.

19. A la mayoría de los niños les gusta la mantequilla de maní, así que mándalos al colegio con varias cosas que puedan untar con ella…

Aquí tienes algunas buenas ideas de lo que puedes poner. Puedes empacar todo individualmente o usar un práctico recipiente con divisiones.

20. Lo mismo pasa con el hummus. TODO es mejor con hummus…

Aquí encontrarás consejos de cómo hacer esta bandeja.

21. Usa las sobras del desayuno…

A la mayoría de los niños les encantará tener panqueques de almuerzo, entonces no tires los que sobren. Encuentra otras buenas ideas aquí.

22. Ponle una linda carita a la comida usando calcomanías…

Este es un grandioso truco para la gente que no tiene horas para hacer una lonchera elaborada. Sólo envuelve bien con envoltura plástica y pégalas encima.

23. Corta siempre en diagonal…

Lo dice la ciencia. No hay que cuestionarlo.

24. Si a tus hijos no les gustan mucho los emparedados, intenta con pinchos…

Encuentra algunas ideas fáciles aquí. ¿A quién no le gusta la comida en un palito?

25. Puedes usar tortillas para casi todo, desde rollitos de quesadilla hasta mini pizzas caseras…

Encuentra un montón de buenas sugerencias aquí.

26. Si quieres agregarle una linda notita pero no tienes tiempo de dibujar algo, usa imprimibles gratis…

Escucha, no todos podemos ser como este tipo. Imprime un montón de notas lindas o de chistes y colócalas a la mano para ponerlas en las loncheras. Aquí tienes muchas opciones.

27. Imprime esta lista de ideas y colócala en la refrigeradora para tener siempre inspiración…

Pero recuerda: a veces lo más importante es cómo empacas la comida que tus hijos efectivamente se van a comer, y no la comida que TÚ quieres que se coman. (No todos podemos ser los hijos de Amanda Hesser). Y si es un emparedado de mantequilla de maní y jalea todos los días, tal vez tengas que acostumbrarte a eso. Sobrevivirán.

Check out more articles on BuzzFeed.com!

senior food editor / big mayo conspiracy theorist

Este post fue traducido por usuarios de Duolingo, un servicio que ayuda a estudiantes de idiomas a practicar sus habilidades traduciendo textos en su lengua materna. Queremos seguir mejorando y creciendo, así que si tienes alguna sugerencia o feedback por favor escríbenos a espanol@buzzfeed.com. ¡Gracias!

 
  Tu reacción
 

Reacciones

Now Buzzing