23 formas en las se podría arruinar tu boda

Afortunadamente, hay cosas que puedes hacer para evitar terminar llorando.

1. Que llueva en el día de tu boda.

Si estás planeando una boda al aire libre necesitas tener un plan de contingencia en caso de inclemencias meteorológicas. También necesitas estar verdaderamente de acuerdo con el plan de contingencia, porque no sólo llueve en los días de boda en las canciones de Alanis Morissette.

2. Que el sacerdote que te case esté chiflado.

NBC / Via youtube.com

Lo ideal sería que conozcas al sacerdote con bastante tiempo de anticipación y que también lo veas celebrar un matrimonio (o conocer a alguien que lo haya visto). No quieres descubrir en medio de la ceremonia que su estilo se inclina al “fuego y al azufre” o es que sea demasiado dramático, si eso no es lo que quieres.

3. Que tu DJ y/o fotógrafo sean un dolor de cabeza.

Los buenos DJs fotógrafos pasan inadvertidos, pero algunos son divas que actúan como si tu boda estuviera interrumpiendo su arte. Leer opiniones de antiguos clientes te ayudará a contratar a la persona adecuada.

4. Que alguien interrumpa los votos.

United Artists / Via youtube.com

Si esta pesadilla ocurre — y es más probable que sea un miembro de la familia haciendo un comentario malicioso en lugar de algún amante al que dejaste plantado — es mejor mantener la calma, pasarlo por alto y dejar que todo siga su curso.

5. Que esté congelado.

El lugar de la celebración puede tener un clima increíble cuando vayas a verlo, pero que hay aun frío del demonio el día del evento. Encargar lámparas de calor puede salvarte la vida, así como que el lugar tenga un área interior para que los invitados se calienten.

6. Que haya un calor sofocante.

También querrás estar preparado para esta posibilidad. Asegúrate que el lugar de la celebración esté ventilado, y si tu recepción es al aire libre, contempla la posibilidad de alquilar ventiladores.

7. Que te pelees con tu prometido.

The Weinstein Company / Via perezhilton.com

Tendrás mucho tiempo para pelear después de que estén casados, pero en el gran día es mejor dejar las cosas de lado y enfocarse en su amor mutuo.

8. Que tus invitados se pongan demasiado borrachos.

New Line Cinema / Via cha0sinorder.tumblr.com

Para evitar que esto suceda, querrás dar de tomar sólo cerveza y vino, o tener una hora de cócteles después de la cual ya no sirvan alcohol fuerte. Hacer que haya agua pura en abundancia y que sirvan un “aperitivo nocturno” también es bastante útil.

9. Que tú te emborraches demasiado.

Beber como si fuera el último día de tu vida y que no recuerdes nada de tu boda no es para nada agradable.

10. Que te despiertes y estés enfermo.

Paramount Pictures / Via sodahead.com

Las novias y los novios están demasiado ocupados (y a menudo estresados) que es fácil que se enfermen. Asegúrate de tomar precauciones al dormir mucho y comer bien en los días previos a la boda.

11. Que familiares lejanos se peleen.

Sentar en mesas distintas a los familiares que se pelearon puede ayudar a mantener la paz, al igual que pedirles antes de tiempo que dejen sus diferencias a un lado por tu bien.

12. Que el estúpido pastel arruine todo.

Te sorprendería cuántos pasteles arruinan las bodas. Por eso es importante asegurarse que tu pastel esté sobre una mesa segura en un área no muy transitada, ¡y que no se te olvide que el glaseado crema de mantequilla se derrite bajo el sol!

13. Invitar a tu ex resulta ser un gran error.

Puede que la relación que mantengas con tu ex sea excelente (o pensar que así es), pero pocos invitados tienen el potencial de crear demasiado drama como un ex. Su presencia puede incomodar también a tu futuro cónyuge, lo no quieres que suceda para nada.

14. Que aparezcan más personas de las que fueron invitadas (o tuviste un conteo inexacto).

Definitivamente quieres preguntar a los del lugar y al proveedor qué harían en caso de que lleguen invitados inesperados, porque es muy vergonzoso no contar con sillas para todos (aunque no sea tu culpa).

15. No estabas preparado para retrasos.

Warner Bros. / Via gradstudentdrone.tumblr.com

Las demoras son una realidad en las bodas, así que querrás averiguar cuanta flexibilidad tendrán si las cosas se prolongaran demasiado.

16. Que los vecinos desalmados se quejen por el ruido.

Si realizas tu boda en un área residencial, es inteligente informar a los vecinos para que sepan cuando parará el ruido y pedirles su comprensión.

17. Las leyes de desorden público locales hacen que las cosas se terminen temprano.

Warner Bros. / Via giphy.com

Antes de decidirte por un lugar, averigua sobre cualquier ley local que pudiera acortar tu noche.

18. Que el servicio de catering arruine todo.

Puede que la comida sea increíble cuando la pruebes, pero eso no quiere decir que necesariamente el servicio de catering pueda servir la comida a un grupo grande con el mismo nivel de calidad. No temas preguntarle a tu proveedor de servicio de catering cuánta experiencia tiene en manejar grandes reuniones y pedirle referencias.

19. Que algún idiota decida hacer un brindis.

Universal / Via celebquote.com

Es una buena idea recordarle a los potenciales oradores tocar temas que puedan escucharlos todos los miembros de la familia sin avergonzar a los recién casados.

20. Que la música de la boda convierta la pista de baile en una discoteca.

MTV / Via perezhilton.com

A medida que los invitados se ponen más ebrios y cachondos, piden a música que no es apropiada para un evento con tu abuelita. Pedirle al DJ que limite las solicitudes y que se enfoque en pasar canciones que todos puedan bailar, evitará que la boda se convierta en los VMAs. Una cosa más… ¡Asegúrate de darle a tu DJ una lista de las canciones que NO debe tocar!

21. Que uno (o varios) invitados estén fuera de control.

Contar con alguien (como un organizador de bodas o un miembro de la fiesta) que cortésmente le pida a los invitados eufóricos que se tranquilicen te ayudará bastante.

22. Que una pieza vital del equipo no funcione.

Cuando entrevistas a los proveedores deberías preguntarle a cada uno que harían en caso de que algo fuera a fallar. ¿Tienen una cámara de respaldo? ¿Un segundo micrófono? No querrás contratar a nadie nunca a menos que confíes en que podrán hacer su trabajo aún si las cosas no salieran exactamente de acuerdo al plan.

23. Que dejes que tu boda se arruine.

Inevitablemente siempre algo sale mal en todas las bodas, pero si te concentras en lo que verdaderamente importa — la hermosa unión que tú y tu pareja están formando — entonces ni siquiera un huracán podrá arruinar tu boda. (De acuerdo, ta vez un huracán sí)

Check out more articles on BuzzFeed.com!

Este post fue traducido por usuarios de Duolingo, un servicio que ayuda a estudiantes de idiomas a practicar sus habilidades traduciendo textos en su lengua materna. Queremos seguir mejorando y creciendo, así que si tienes alguna sugerencia o feedback por favor escríbenos a espanol@buzzfeed.com. ¡Gracias!

Conversaciones de Facebook
Buzzing ahora