15 sorpresas desagradables que te puedes llevar cuando alquilas un alojamiento para vacacionar en la web

A veces, lo que empieza con la promesa de unos días de descanso se puede convertir en un fallo tras otro.

Rentar un cuarto de hotel, una casa o una cabaña para pasar unos días de vacaciones es más fácil que nunca gracias a la Internet. Las webs turísticas ofrecen fotos y descripciones de las comodidades que poseen y permiten reservar en línea. Pero a veces, al llegar al soñado destino, las cosas pueden ser muy diferentes a lo que vimos en la red.

2. El espacio es demasiado pequeño.

En las fotos luce bien, pero cuando entras en el lugar que elegiste por la web para esas merecidas vacaciones te das cuenta de que muchas veces las imágenes engañan.

3. La cama no es tan sólida como parece.

¿Esa cama me aguanta? Parece que no.

4. La almohada y el colchón son demasiado delgados.

¡Adiós a la idea de dormir cómodos!

5. ¡No hay bañera!

¡La pesadilla de tener que secar el baño cada vez que te bañas!

6. O el baño tiene alguna pérdida.

¡¿De dónde sale esa maldita gotera?!

7. El cuarto está en un entrepiso y el baño… ¡abajo!

Esto es lo que sucede cuando necesitas ir al baño en medio de la noche.

8. La piscina es muy pequeña.

En la página web del complejo se veía más grande.

9. Queda demasiado lejos de la playa. O de cualquier lado.

¿Querías tranquilidad? ¡Ahí tienes!

10. Faltan utensilios básicos de cocina.

¿Cómo se puede vivir así?

11. Estás muy pegado a tus vecinos.

¡Adiós privacidad!

12. El cuarto no tiene cortinas.

Prepárate para recibir el sol en tu cara a las 7 AM.

13. El refrigerador es muy pequeño.

¿Quién puede sobrevivir con estos refrigeradores?

14. No hay lugar para guardar la ropa.

Ni perchas, ni ganchos en la pared, ni closet… ¿Por qué a mí?

15. Hay un solo toma coriente.

Y no funciona muy bien.

16. La conexión WIFI apesta.

¡Qué clase de torturadores manejan este lugar!

Check out more articles on BuzzFeed.com!

Conversaciones de Facebook
Buzzing ahora